Misión Posible: Alcanza tus objetivos

Apenas ha acabado abril, pero ya podemos intuir desde aquí el abrasante clima veraniego que junio traerá consigo. Entonces habremos superado la mitad del 2022 y es que, solo quedan tres meses, los mismos que hemos vivido hasta ahora. Si echamos la vista atrás y nos situamos en enero, recordaremos nuestro entusiasmo al celebrar la entrada de este nuevo año, probablemente entonces ya definiste una serie de objetivos que pretendías alcanzar durante los siguientes meses, puede que los mismos que el año anterior no conseguiste cumplir (no te preocupes, todo el mundo sabe que 2021 fue un año agotador). Sin embargo, ahora que estamos en la recta final de marzo, reconoces que has vuelto a dejar tus intenciones por el camino.

La motivación, como dijimos, no es un proceso estable, sino que pasamos por diferentes fases y estados. Analizando las diversas teorías que existen sobre el proceso de motivación, podemos resumirlo en las siguientes tres etapas:

  1. Elección de una meta. Esta comienza cuando, impulsados por un estímulo interno o externo, establecemos nuestras intenciones como un deseo o una necesidad que debemos cumplir. De esta forma, durante esta primera etapa crearemos una serie de expectativas en torno al objetivo que pretendemos alcanzar, atendiendo al esfuerzo estimado, las posibilidades que tenemos y la atracción que sentimos ante dicho deseo.
  2. Ejecución. En esta segunda fase, la motivación se presenta como uno de los principales protagonistas, será este impulso el que nos incite a llevar a cabo las acciones necesarias para alcanzar nuestras metas. A lo largo de esta etapa, atenderemos a las ventajas e inconvenientes de escoger un método u otro, atendiendo a la frecuencia, duración e intensidad que requiere la actividad que debemos desempeñar, al mismo tiempo que recibiremos información sobre nuestro progreso, de forma que adaptemos nuestra conducta para lograrlo. Así pues, en este momento pueden comenzar a flaquear nuestras energías, al observar la distancia que nos separa de aquellas expectativas que habíamos concebido anteriormente. De manera que, si no encontramos satisfacción en nuestras acciones la decisión de abandonar resultará más sencilla, por lo que nunca conseguimos llegar a la última fase.
  3. Resultados. En esta fase final se evalúan las consecuencias y resultados obtenidos en las etapas previas, concluyendo en la consecución del objetivo planteado. A partir de aquí, se podrán decidir los próximos pasos a tomar en relación con dicha meta, manteniendo o modificando la estrategia llevada a cabo, incorporando nuevos matices o proponiendo un nuevo objetivo.

“No hay nada más divertido que hacer lo imposible” Walt Disney

Bien, ahora que sabemos que pasar por estos momentos de desánimo y procrastinación es típico del proceso, es importante retomar nuestros propósitos y recordarnos por qué los elegimos en un principio. Si por el contrario no conseguiste fijar ninguna meta a principios de año, te animamos a que lo hagas ahora. Pero antes, ¡trabajemos nuestra motivación!

Como decíamos, es habitual rendirnos cuando tachamos una tarea de imposible, o bien porque parece demasiado compleja o inalcanzable, o bien porque por más que lo intentemos no conseguimos sentirnos satisfechos. Sea cual sea tu caso, hazte con una hoja de papel y anota el siguiente ejercicio propuesto por Héctor García y Francesc Miralles en su libro “El método Ikigai”.

  • Misión Posible. Nuestra vida está llena de imposibles que fuimos capaces de superar, pero la frustración nos ciega impidiéndonos reconocer y celebrar nuestros pequeños y grandes logros. Por ello, escribe una lista de al menos tres cosas que creíste que jamás lograrías hacer pero que acabaste realizando, permítete aceptar con orgullo todas tus victorias y reflexiona sobre los pasos que te llevaron a cumplir esos retos. 

Te damos unos ejemplos para comenzar: aprender a nadar, acabar una carrera universitaria o viajar en avión. ¡Ahora es tu turno! Cada vez que te veas incapaz de lograr algo, añade un nuevo “falso imposible” a tu lista y desmonta tus propias creencias.

Silvia Ruiz Roldán


¡Comparte tu reflexión en la sección de comentarios! No dudes en contactar con nosotros para cualquier cuestión en el siguiente formulario o en nuestro perfil de Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Neotalentway S.L..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Verificado por MonsterInsights