El arte del Kintsugi: Motivación y Resiliencia

Cuenta una leyenda la historia de un gobernador japonés, quien poseía una taza de cerámica que adoraba utilizar durante el ritual del té; sin embargo, un día, ésta se resquebrajó en pedazos. Por lo que, el gobernador, desesperado, envió su preciada taza a china, con la esperanza de que los artesanos que la habían fabricado, consiguieran repararla. Tiempo después, la pieza le fue devuelta, restaurada con grapas de metal que dañaban la estética y funcionalidad de la taza, resultando inservible. Así pues, esta vez, el gobernador pidió a unos artesanos japoneses una solución para recomponer de nuevo su vasija, de forma que todos los fragmentos se unieran perfectamente, respetando, además, su belleza. Para ello, los artesanos decidieron utilizar un esmalte especial espolvoreado con oro, consiguiendo que las grietas adquirieran un aspecto único y elegante. La técnica que estos artesanos japoneses utilizaron para reconstruir esta pieza, es conocida como Kintsugi que, atendiendo a la traducción literal, quiere decir “reparación con oro”. Ahora bien, lo curioso de este arte tradicional se esconde en su filosofía, pues desde la cultura japonesa se defiende la convicción de que todo objeto que se rompe o se daña tiene una historia que no debe ser ocultada. Por este motivo, se pretende transformar esta pieza en otra más resistente y hermosa, aumentando así su valor al resaltar y acentuar cada una de sus fisuras.

De igual forma, esta valiosa lección puede aportarnos una nueva perspectiva para afrontar nuestra vida, pues esta metáfora hace referencia a nuestra capacidad de superar y reparar situaciones dolorosas, consiguiendo que estas se conviertan en cicatrices con las que podamos vivir, pues conforman nuestra historia y, por tanto, nos definen. Y es que, como ya se mencionó en anteriores publicaciones, es necesario aprender a convivir con nuestros fracasos y experiencias negativas, a la vez que buscamos el modo de alcanzar la mejor versión posible de nosotros mismos. Así pues, la forma en la que nos enfrentamos a los diferentes problemas o imprevistos a lo largo de nuestra vida, resulta clave para nuestra motivación, ya que conseguiremos superar los obstáculos y acercarnos a la consecución de nuestro objetivo más fácilmente. Como sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, te proponemos el siguiente ejercicio con el objetivo de fortalecer tu capacidad de resiliencia. Para ello, adaptaremos una de las propuestas que Héctor García y Francesc Miralles recogen en su libro “El método Ikigai”.

Kintsugi. Aunque esta técnica centenaria japonesa hace referencia a la reconstrucción de un objeto material, podemos aplicarlo a nuestras propias vivencias. Para ello, solo debemos hacer un pequeño viaje al pasado, recordando un evento que para nosotros supuso una “ruptura” con nosotros mismos, al igual que le ocurrió a la vasija del gobernador. Este debe ser un evento importante para nosotros, ocurrido en los últimos 5 años, que podríamos considerar como un punto de inflexión en nuestra vida.

Cuando lo tengas claro reflexiona: ¿qué sucedió antes? ¿qué personas, qué acciones por tu parte, que otros puntos llevaron a que este evento de tu vida se hiciera realidad? Y una vez tengas estas respuestas recuérdate: ¿qué pasó después? Conectando las tres respuestas anteriores, escribe la historia de tus últimos cinco años, basándote en cómo se unen los puntos que hicieron posible tu vida tal y como es ahora. A continuación, analiza los nuevos puntos que estás creando para tu futuro: ¿A qué dedicas la mayoría de tu tiempo y esfuerzo ahora mismo? ¿Hay algo que llevas tiempo queriendo hacer pero que no haces porque tienes miedo a fracasar o que no te sirva para nada?

Si comienzas a unir los distintos puntos, conseguirás encajar cada una de las piezas de tu vida, obteniendo como resultado una conexión de redes doradas similares a los trazos de esa taza restaurada que los artesanos japoneses ofrecieron al gobernador. Pues, todas esas experiencias vitales, equivocarnos o fracasar, nos ayudará a crecer como personas. 

Silvia Ruiz Roldán

 

¡Comparte tu reflexión en la sección de comentarios! No dudes en contactar con nosotros para cualquier cuestión en el siguiente formulario o en nuestro perfil de Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Neotalentway S.L..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Verificado por MonsterInsights